Costa Rica es Pura Vida!

Costa Rica
[Marzo 2015]

Costa Rica era un destino que teníamos pendiente hace años. Siempre nos llamó mucho la atención por la gran biodiversidad que existe en este país, la belleza de sus playas y Parques Nacionales y finalmente lo logramos! Llegamos al país de los Ticos! (chiquitico, momentico, bonitico…)

En Costa Rica viven casi 5 millones de personas, pero existe una gran inmigración de Nicaragüenses que vienen en búsqueda de mejores oportunidades. El sueldo mínimo en este país es de USD$500, me atrevería a decir que es uno de los más altos de Latinoamérica, sin ser necesariamente el país más caro, aunque los precios suben considerablemente viniendo de países como El Salvador, Honduras y Nicaragua. De todas maneras, se nota una gran diferencia al entrar a este país, se respira otro aire, de más seguridad, limpieza y preocupación por el medio ambiente. Sentimos además un sabor y sazón diferente en el aire, ese saborcillo latino que veníamos buscando desde que entramos a Centroamerica y que aquí comenzó con más fuerza.

Entramos por la zona árida de Costa Rica, Guanacaste, directo a retirar aceite vegetal quemado del Hilton Garden Inn de Liberia, donde nos entregaron 70 litros, lo que nos da para manejar 420 kilómetros! Nos recibió el Administrador y como llegamos justo a medio día y nos sonaban las tripas de hambre, nos invitó a almorzar al comedor de personal. Primeras horas en Costa Rica y ya estamos sintiendo la buena acogida y amabilidad de su gente.

Gracias Hilton Garden Inn!!

Gracias Hilton Garden Inn!!

Seguimos rumbo a la costa pacífica y como ya era un poco tarde pasamos la noche en la Playa Ocotal, para continuar al día siguiente rumbo a Potrero donde acamparíamos en la casa de la hermana de un amigo.

Estuvimos 2 noches ahí, alojando a 200 metros de la playa, una playa casi desértica donde vimos unas puestas de sol espectaculares. Aprovechamos también de filtrar aceite tempranito en la madrugada porque a las 9am ya hay como 30°C.

Continuamos hacia Playa Conchal, recomendada por nuestros amigos viajeros argentinos Flor y Gaby (Te Quiero Hasta Alaska), donde retiramos 80 litros de aceite vegetal quemado de la Reserva Conchal (qué también nos invitó a almorzar) y una vez estacionados en la playa no nos movimos en 5 días…

06

Nuestro hogar por 5 días!

Playa Conchal es una larga bahía de aguas turquesa, ideal para bañarse, hacer snorkel, pescar y caminar por la arena. Llega bastante gente cada día y se instalan bajo un quitasol mientras otros se dan masajes de relajación bajo la sombra de los árboles.

04

Como estuvimos varios días estacionados ahí, conocimos a los trabajadores que se acercaban a conversar y nos cuidaban nuestras cosas mientras íbamos al agua: “Muchas gracias José”… “Pura Vida!” responde él. Nosotros pensábamos que era el slogan turístico de Costa Rica, pero la verdad es que Pura Vida es una frase que se usa para decir “de nada”, “un gusto”, “buen viaje”, “hola”… Todo tico la usa, en todo el país.

Retomamos el horario playero y mientras Vic salía a pescar a las 5:30 am, yo dormía un rato más y luego salía a caminar y a bañarme en el mar solito para mí! Uno de esos días Vic conoció a una pareja ecuatoriana-inglés, Ceci y Tom, que también estaba pescando desde la orilla y nos invitaron a almorzar a un restorán en Playa Negra, como a 45 minutos al sur de Playa Conchal.

En esos 5 días vimos muchísimas iguanas asoleándose cada mañana cerca de la camper, monos aulladores saltando de una rama a otra sobre nuestras cabezas y mapaches atacando los basureros cual delincuentes en la noche.

Iguanas por doquier

Iguanas por doquier

Monos aulladores en nuestra cabeza

Monos aulladores en nuestra cabeza

Mapaches ladrones!!!

Mapaches ladrones!!!

Dejamos este pequeño paraíso sin muchas ganas, pero el viaje debe continuar, de lo contrario llegaremos el 2020 a Chile…

Salimos de la sequedad de Guanacaste para subir a las verdes montañas de Alajuela en dirección al Parque Nacional Volcán Tenorio. Es muy loco el cambio drástico de clima en sólo 100 kms. Pasamos la noche en el estacionamiento del Parque para visitarlo al día siguiente, pero sucedió que justo esa noche llovió bastante y el famoso río del parque en vez de celeste se puso gris cafesoso por los sedimentos… Decidimos que no valía la pena gastar USD$18 cada uno para ver un río café y seguimos manejando hacia La Fortuna donde Sarah y Matt, unos amigos viajeros australianos, nos habían dateado de unas termas gratis!

El pueblo de La Fortuna es súper turístico, me recordó un poco a Pucón. En sus alrededores está el Parque Nacional Arenal que tiene un volcán cónico que la mayor parte del tiempo no se ve porque está atrás de las nubes, hay muchos tours en moto de cuatro ruedas, canopy, trekking y muchos, pero muchos SPA, desde lo más barato a hasta los lujosos, que ofrecen piscinas termales. Nosotros optamos por bañarnos debajo del puente (literal) en las termas gratuitas.

Pasamos la noche en La Fortuna y llegó el día de mi cumpleaños. Vic me pregunta qué quiero hacer… Simple, quiero estar en la naturaleza. Y partimos en búsqueda de algún lugar a orillas del Lago Arenal donde pudiéramos acampar.

El camino que bordea el Lago es maravilloso! Es bien angosto y con muchas curvas por lo que no se puede ir muy rápido, pero no es necesario porque vamos disfrutando del paisaje.

Pizotes en la carretera, se acercan a la camio seguramente a pedir comida...

Pizotes en la carretera, se acercan a la camio seguramente a pedir comida…

Después de un par de horas llegamos a un parque público ubicado en Nuevo Arenal por unas coordenadas de GPS que encontramos en ioverlander.com. Está perfecto… es justo lo que quería! Nos instalamos, sacamos la parrilla y a celebrar mi cumple! Estuvimos tres días en este parque, entre sol y lluvia, pescando, leyendo, descansando…

Laguna Arenal

Laguna Arenal

Parrillando con la mejor vista

Parrillando con la mejor vista

Tremendo cumpleaños! Felicidad!!!

Tremendo cumpleaños! Felicidad!!!

Cara de felicidad! Tremendo pescado!!!

Cara de felicidad! Tremendo pescado!!! Tilapia azul

Luego visitamos las Cascadas Viento Fresco con quienes hicimos un trueque: ofrecimos tomar fotografías a cambio de la entrada y ellos accedieron. Cuando llegamos esa tarde a la recepción, Vic se fijó que algo goteaba por debajo de la camper… era el radiador de la transmisión. La señora que atendía ahí llamó a un chico que vivía por ahí cerca y nos solucionó el tema temporalmente pegándole una pelota de poxipol.

Ya era tarde para visitar las Cascadas, así que pasamos la noche en el estacionamiento y al día siguiente, temprano en la mañana, partimos a nuestra caminata. Son 4 cascadas, bastante cercanas unas a las otras, y se recorre por un sendero totalmente de bajada, pero que está en súper buen estado.

Cascadas Viento Fresco

Cascadas Viento Fresco

La Cascada más alta

La Cascada más alta

El lugar está como para quedarse todo el día, pero lamentablemente nosotros estábamos con la urgencia de arreglar el radiador, por lo que después de 3 horas de recorrido partimos rumbo a Cañas, la ciudad más cercana, en búsqueda de un mecánico.

Una vez arreglado nuestro radiador seguimos hacia la capital, San José, donde nos estaba esperando la Lore, una amiga chilena casada con un tico, Carlos. Por lo general no visitamos ciudades en el viaje, pero si hay amigos y 2 botellas de pisco esperándonos, es difícil decir que no!

Pensábamos pasar un par de días solamente, compartir con nuestros amigos, recolectar aceite quemado, retirar e instalar un repuesto para la camioneta (el que se nos rompió en Honduras) y partir. Pero una cosa llevó a la otra y terminamos quedándonos 8 días en San José. Los chicos nos recibieron muy bien, como se está haciendo costumbre en el viaje. En su casa degustamos el mejor café que hemos probado hasta ahora en el viaje, y que recomendamos a ojos cerrados: Café Volio. Parrillamos y nos piscoleamos con la Lore, hablamos mucho sobre Costa Rica, las cosas buenas y las malas, pero pudimos comprobar que, por sobre todo, es un buen país que tomó una decisión no menor al no tener ejército, y concentrarse en el turismo, decisión que ha dado sus frutos y de la cual los ticos se sienten orgullosos.

Acá con la Lore, Carlos, el pequeño Pipe y la Anita. Muchas gracias por todo amigos!

Acá con la Lore, Carlos, el pequeño Pipe y la Anita. Muchas gracias por todo amigos!

Conocimos al mecánico de Carlos, Reyner, que nos hizo el primer trabajo y luego Vic se entusiasmó y le pidió un par de cosas más. Desarmaron el manubrio de la Piscola para reemplazar una parte que estaba rota, pero el tema fue que el repuesto que se suponía iba a estar esa tarde no llegó y así pasamos 3 días con la camio a medio desarmar, sin poder moverla, alojando en el taller de Reyner y compartiendo con su señora e hijos. Ellos fueron muy acogedores y generosos, cocinamos distintas comidas, tomamos hartas chelas, conversamos muchísimo de nuestras vidas, como si fuésemos amigos de toda la vida, nos sentimos realmente en casa. Pura Vida!

Con Reyner y su familia

Con Reyner y su familia

Cuando volvimos donde la Lore, recibimos un mensaje a través de nuestro Blog de un vecino del Condominio que tiene un taller mecánico en San José, especializado en 4×4 y nos ofrecía un chequeo completamente gratuito! Él es Adrián de Geo4WD. Ni lo dudamos y llevamos a la Piscola a su revisión al taller un sábado en la mañana, que supuestamente era el día que dejaríamos San José. Pero llegó la hora de almuerzo y Adrián sacó la parrilla, tiró unas carnes y salieron las chelas y más tarde los rones.

Adrián parrillando en el Taller

Adrián parrillando en el Taller

Llegaron varios amigos, entre ellos el Gerente de Coleman en Costa Rica que quiso colaborar con el viaje y nos regaló unas sillas, una lámpara y un cooler. Adrián no se quedó atrás y además de la revisión a la Piscola, nos regaló una luz LED buenísima y un toldo increíble que es bastante caro por lo demás… Como esto no ocurre todos los días, atrasamos la partida para el domingo, obviamente y nos quedamos a acampar en el taller.

Super regalados!

Super regalados!

Gracias Geo4WD!!!

Gracias Geo4WD!!!

Seguimos el recorrido hacia la Reserva de Bosque Nuboso MonteVerde con quienes también hicimos trueque de fotos por entradas de cortesía. El viaje para allá es bastante lento porque en su mayoría es camino de tierra, pero habíamos oído que era verdaderamente horrible, entonces íbamos preparados para lo peor! Y no fue nada de espantoso… El camino serpentea por las montañas con unas vistas realmente hermosas.

Llegamos al Parque a las 8 de la mañana porque es sabido que mientras más temprano sea, más posibilidades existen de ver animales. Había bastante gente ya a esa hora y de entradita nos recibe un quetzal, posado en un árbol y al rato salió volando. Qué maravilla! Es un ave muy difícil de ver en general y en este Parque lo vimos en dos oportunidades!

Hicimos un recorrido bien largo por los senderos que nos recomendó el guarda parques durante 5 horas. Vimos algunos animales, muchas aves y una vegetación impresionante. Lo resumiremos en algunas fotos:

monteverde

monteverde4

monteverde3

monteverde2

monteverde7

monteverde6

monteverde5

 

Dejamos nuevamente las montañas en dirección a la costa. Nuestro siguiente destino era la Península de Nicoya, famosa por sus playas más remotas, lo que llamó nuestra atención. Cruzamos el famoso “Puente de la Amistad” construido entre el 2000 y 2003 y que fue diseñado y financiado por Taiwán. Paramos en la Estación de Servicio de Quebrada Honda para evitar manejar de noche, ya que aún nos quedaban bastantes kilómetros para llegar al borde del mar.

Puente de la Amistad

Puente de la Amistad

Al día siguiente partimos al alba por una buena carretera hacia Sámara y comenzó nuestra larga búsqueda de alguna playa remota y desértica para acampar. Manejamos, manejamos y manejamos… Pasamos varias playas, pero en su mayoría con mucha corriente y olas, otras sin olas, pero con grandes carteles “Prohibido acampar”. Llegó un minuto en que la carretera dejó de ser carretera y se convirtió en un camino de tierra que más allá fue una huella y más allá desapareció en un río. “Ok, habrá que cruzarlo… el GPS muestra que el camino sigue…”. Por suerte es temporada seca y no corría tanta agua porque tuvimos que atravesarlo como 3 veces.

Manejando por la Península de Nicoya, donde algunos caminos se mezclan con la playa

Manejando por la Península de Nicoya, donde algunos caminos se mezclan con la playa

Por suerte estamos en temporada seca y el río no estaba tan profundo

Por suerte estamos en temporada seca y el río no estaba tan profundo

Finalmente, después de 130 kms y 7 largas horas buscando un lugar que nos gustara, llegamos a Playa Carmen, justo después de Santa Teresa, también por una coordenada de GPS que encontramos en ioverlander.com y ahí nos quedamos por 3 días. Es una playa surfista con bastante corriente, pero el lugar estaba bien rico.

Playa Carmen, Península Nicoya

Playa Carmen, Península Nicoya

Se nos acercó harta gente curiosa a conversar, uno argentino, otro canadiense y un chileno embalado que le encantó lo que estábamos haciendo y justo llegó cuando estábamos preparando la parrilla así que fue a comprar unas chelas y se quedó unas horas con nosotros. Fue bacán porque no hemos visto muchos chilenos en este viaje y menos uno que nos hiciera tanta barra! Jajaja, gracias Fernando!

La segunda y última playa que visitamos fue Montezuma, donde acampamos un poco más al sur, a un costado del río Don Miguelón. El lugar era muy tranquilo y nos hubiese encantado quedarnos más tiempo, pero se nos acabó el gas propano (con el que anda el refri y cocinamos) y tuvimos que volver al pueblo a buscar un lugar con corriente para poder enchufarnos. Y por suerte que fue así! Vic nunca lo olvidará…

Camping al sur de Montezuma, frente al Río Don Miguelón

Camping al sur de Montezuma, frente al Río Don Miguelón

El día que nos íbamos de Montezuma Vic se levantó más temprano para ir a pescar y le tocó vivir el día más feliz de su vida de pescador. Miles de sardinas saltaban a pocos metros de la orilla lo que atrajo a cientos de jureles, que a su vez tenían al pueblo revolucionado y eran decenas de personas, -mujeres, hombres y niños- pescando a toda velocidad, varios jureles por minuto. Entre ellos, estaba Vic. Corriendo a la orilla, tirando su caña, pescando, corriendo a una lancha, dejando el pescado, armando un nuevo anzuelo, ayudando a niños que se les enredaba el anzuelo, tira de nuevo, se escapó uno, intenta otra vez, y así… por 4 intensas horas.

Todos sacando jureles!

Todos sacando jureles!

El almuerzo del día!

El almuerzo del día!

Dejamos Montezuma bastante más tarde de lo planificado, pero valió la pena. Pasamos a retirar 300 litros de aceite que nos tenía el Hotel Ylang Ylang, la donación más grande que hemos tenido después de Canadá!

Mucho, pero mucho aceite!

Mucho, pero mucho aceite!

Teníamos un largo día de manejo por delante, 280 kms hasta Jaco (6 horas para la Piscola), donde vimos que había gas propano para rellenar nuestro cilindro. Seguimos hacia el sur para acercarnos al Parque Nacional Corcovado. Paramos a mitad de camino, en las afueras del Parque Nacional Manuel Antonio. Una playa llena, llenísima de gente, al igual que la entrada del Parque. Decidimos no entrar (vale USD$18 p/p la entrada) y continuar rumbo al sur.

Llegamos a la Península Osa donde no mucha gente va. Optamos por venir acá en vez de las playas del Caribe porque el Parque Nacional Corcovado es famoso por su biodiversidad, hay un trekking de 3 o 4 días para recorrerlo y es menos turístico. El problema fue no averiguar lo suficiente antes de llegar hasta acá…

Vamos a la primera agencia de turismo a hacer averiguaciones para visitar el Parque y nos dicen básicamente que por el día no vale la pena, que habría que ir 2 o más días (que era lo que queríamos), pero hay que pagar entrada al Parque por día (USD$20 p/p), más el guía y alojamiento lo que se resumía en USD$200 por persona… No podíamos creerlo!! Sabíamos que Costa Rica es más caro que los otros países que habíamos visitado, pero jamás nos imaginamos esta cifra.

Terriblemente decepcionados buscamos un lugar donde pasar la noche (y las penas) y al día siguiente en la mañana dejamos Costa Rica para entrar al último país en Centroamérica, Panamá. Si ya no íbamos a visitar Corcovado, consideramos que no tenía mucho sentido quedarse más días en el país, ya que estábamos contra el tiempo para cruzar en Ferry desde Panamá a Colombia.

Estuvimos 30 días en total y no visitamos ningún Parque Nacional ya que no logramos conseguir canje con ninguno de ellos y consideramos que pagar desde 20 dólares p/p hacia arriba por cada uno, era demasiado. Estamos enormemente agradecidos de la Reserva MonteVerde y Cascadas Viento Fresco que nos apoyaron y nos dieron la oportunidad de vivir parte de la belleza Costarricense, de lo contrario nos hubiésemos ido del país habiéndonos perdido su parte más hermosa.

Si bien Costa Rica se ha definido como un país turístico, creemos que debiese haber una tarifa  intermedia para lationamericanos, ya que los precios están fijados pensando en canadienses y estadounidenses o europeos y el local solo paga un 10% de esta tarifa, y los chilenos? donde quedamos? A pesar de ser el país más caro de centroamerica, nuestros gastos fueron menores que en México o Guatemala, para ser que mientras más caro un país, más ahorramos y esto influye en el balance final. Lo bueno es que se puede recorrer de manera económica… si nosotros lo hicimos, ud. también puede!

Costa Rica es un respiro en Centroamérica, da gusto ver lo limpio y concientizado que está el país sobre temas medioambientales. Por otro lado las propiedades son carísimas ya que los principales compradores son norteamericanos que pagan lo que sea, ya que todo les parece barato. Esto no es bueno ya que el precio sube para todos y el gobierno no regula nada en este aspecto.

Por otro lado, el turismo está tan desarrollado que cuesta encontrar esos lugares donde la gente se acerca por curiosidad más que por dinero, lugares auténticos que no han sido tocados, sin embargo creemos que el balance general es positivo y recomendamos este hermoso país. Nos sentimos muy acogidos, seguros y cómodos. Gracias Costa Rica, pura vida!

Nuestro recorrido de 30 días por Costa Rica

Nuestro recorrido de 30 días por Costa Rica

Anuncios

14 Respuestas a “Costa Rica es Pura Vida!

  1. Hola amigos mil gracias por tan bellos conceptos de mi hermoso país, Dios bendiga a Costa Rica PURA VIDA.

  2. Me encantó el report, amo Costa Rica, mi sueño es vivir allá y estoy enfocada en eso. Gracias por compartir y Pura Vida!!!

  3. Que lindo resumen de su estadia en este maravilloso pais!!!, ojalá haber podido hacer mas….. no saben como nos acordamos de ustedes y siempre pensamos en “donde estarán ahora”…. ojalá vuelvan algún día…. nosotros esperamos ir en enero para que nos veamos y nos sigamos tomando algunas piscolas……. un abrazo grande para los dos!!

    • Querida Lore y familia! Sí, que ganas de volver a encontrarnos! La cosa es que este viaje es como la historia sin fin!! jajaja, creemos que llegaremos en Marzo a Chile!! Cada país nos atrapa un ratito más… Mándale saludos a Chayanne! jajaja, Abrazos para todos!

  4. pura vida!!!!!que hermoso reportaje.Para variar me emocioné mucho!,sobre todo con la pesca de sardinas y jureles.
    Feliciadades y mucho éxito en lo que sigue.
    Con el amor de siempre
    Ili

    • Gracias Ili! Ayyy sí, lo hubiera visto pescando! Ya le mostraré videos para que reviva el momento junto a nosotros. Un abrazo grande, también con muchísimo cariño. Caro y Toño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s