Sorpresas –buenas y malas- en Perú

pumarinri2
[Diciembre 2015 – Enero 2016]

Al hablar de Perú se nos viene rápidamente a la cabeza Macchu Picchu y Pisco Sour, pero para nosotros, el paso por Perú, fue mucho más que eso.

Cruzamos desde Ecuador por la frontera costera, entrando a un pueblito no muy agraciado llamado Tumbes, lleno de tuc-tucs y medio caótico, pero lo lindo fue llegar a Zorritos! Un paraíso que nos acogió por 2 largas semanas…

Pero, y qué hay en Zorritos? La verdad es que no mucho y eso fue lo que nos gustó. Nos bastó con quedarnos en Swiss Wassi, un camping frente al mar, con la maravillosa atención de su dueña Melba con la que después de una conversación, acordamos un trueque espectacular: Ella necesitaba un sitio web en varios idiomas para su Hospedaje y nosotros lo canjeamos por estadía, desayuno, almuerzo, cena, cervezas, pisco sour y un día de langostas!! Todos felices!

Un Camping frente al mar...

Un Camping frente al mar…

 

 

Trabajando con linda vista

Trabajando con linda vista

 

Nuestro lugar de Camping en SwissWassi

Nuestro lugar de Camping en SwissWassi

 

Melba nos enseñó a abrir Langostas

Melba nos enseñó a abrir Langostas

 

Una delicia!

Una delicia!

 

Estuvimos 15 días compartiendo con Melba, que es peruana, pero se enamoró de un suizo que se la llevó a Europa por 30 años para luego volver a Perú en búsqueda del sol, el mar y la tranquilidad de Zorritos. Para nosotros no fue fácil dejar ese rinconcito, pero el viaje debe continuar…

Pisco Sour al atardecer

Pisco Sour al atardecer

 

swisswassi2

 

Seguimos rumbo al sur pasando rápidamente por Máncora y paramos un par de días en otro lugar desconocido llamado Colán. De nuevo, qué hay en Colán? No mucho… pero teníamos que arreglar el techo de la camper porque nuevamente estábamos con gotera y como Colán queda en la costa, nos aseguramos de buen clima para que se seque la pintura.

Buscamos un lugar donde acampar en la playa, pero todo el frente era privado y no encontramos acceso. Paramos en un almacén-pizzería y le preguntamos al dueño dónde se le ocurría que podríamos pasar un par de noches y él amablemente nos dejó estacionar al lado de su local “El gauchito de Colán”.

gauchito_colan

Acá con los chicos de “La Educación en Movimiento” que conocimos en Colán y acampamos juntos en el estacionamiento del Gauchito.

¿Gauchito? Sí, un argentino que llegó a Perú por trabajo y nunca más volvió a su tierra natal. Y como todo buen argentino, por más que llevara más de 40 años viviendo fuera de su país, mantiene su acento y el “ché boludo”… impresionante, no?

Dejamos la costa para aproximarnos al Amazonas, la selva que hemos querido conocer desde que estábamos en Venezuela, pero entre una cosa y otra no hemos podido lograrlo.

Quinientos kilómetros más adelante y después de un pinchazo de neumático bien feo, llegamos a Cuispes, un pequeño pueblito en la punta de un cerro, rodeado de vegetación y cascadas: un lugar ideal para hacer trekking!

Un pinchazo que no pudimos evitar. Hubo un derrumbe en el camino y venía un camión en contra... de las malas sorpresas :(

Un pinchazo que no pudimos evitar. Hubo un derrumbe en el camino y venía un camión en contra… de las malas sorpresas 😦

 

Arroceras del Valle de Utcubamba

Arroceras del Valle de Utcubamba

 

cuispes04b

Caminata en el bosque selvático de Cuispes

 

cuispes08_cristal

Cascada Cristal

 

cuispes08_medio_cerro

Cascada Medio Cerro

 

cuispes08_yumbilla

Cascada Yumbilla

 

cuispes08_yumbilla2

Cascada Yumbilla desde el mirador

 

Avanzamos un poco más hacia el sur y camino a las ruinas de Kuelap, pasamos a retirar aceite vegetal quemado al Gocta Lodge que nos había guardado un bidoncito. Conocimos a Lluis, el catalán dueño de esta cadena y nos recibió mostrando mucho interés en nuestro viaje y el uso de combustible alternativo.

El lugar nos dejó sin palabras… las fotos hablan por sí solas:

gocta

gocta2

 

 

Vista del Lodge, Cascada Gocta

Vista del Lodge, Cascada Gocta

Lluis nos ayudó también a planear la ruta y nos informó que el puente hacia Cajamarca (donde nos dirigíamos) estaba cortado por derrumbes. Sí, es época de lluvias en las montañas y nos advirtieron que esto podía suceder. “Y cómo lo hacemos?, queremos ir a la Cordillera Blanca!” Mala fecha elegimos. Los caminos son angostos, de tierra, con curvas y varios están cortados.

De todas formas visitamos las ruinas de Kuelap, una ciudad amurallada de la cultura Chachapoyas (s. VI DC) que queda en la punta de otro cerro, con un camino para llegar del terror (pero con lindas vistas), que definitivamente valió la pena la visita!

ruta_kuelap_peru

El camino para llegar a Kuélap no es nada de fácil, pero tiene unas vistas espectaculares

 

ruta_kuelap_peru_pueblos

Es angosto y atraviesa algunas aldeas ubicadas en las laderas de los cerros.

 

kuelap_peru01

kuelap_peru02

kuelap_peru03

kuelap_peru04

kuelap_peru05

 

Tuvimos que tomar una decisión de la ruta a seguir y optamos por lo sano: irnos por la ceja del Amazonas hacia Tarapoto y tomar la ruta directa al sur, sin pasar por Huaraz y la Cordillera Blanca (Tenemos pretexto para volver!!).

Tuvimos que evitar el paso por Cajamarca hacia Huaraz por derrumbes y nos dimos la vuelta larga por Tarapoto.

Tuvimos que evitar el paso por Cajamarca hacia Huaraz por derrumbes y nos dimos la vuelta larga por Tarapoto.

Resultó ser que en la ciudad de Tarapoto, Lluis tiene otro Lodge, el Puma Rinri y amablemente nos invitó a pasar la Navidad, todo incluido… como de no creerlo, tremendo regalo! La cena de Navidad era un buffet donde además de pavo relleno había unos “paquetitos” de hoja de plátano que en su interior tenía un guiso exquisito. Comida típica amazónica.

 

pumarinri3

Afuera de nuestra habitación, con mini piscina privada 🙂

pumarinri

pumarinri2

Lluis nos contactó con un par de conocidos que tienen restoranes en Tarapoto para buscar aceite vegetal quemado y nos fue increíblemente bien! Conseguimos 300 litros y más. Era tanto que no nos cabía en la camper!! Filtramos ahí mismo en el Puma Rinri para, al día siguiente, continuar rumbo al sur con destino Lima, más de 1000 kms. más allá.

Con Vic concluimos que la ruta era preciosa, el paisaje fue variando a medida que avanzábamos, pero los pueblos que pasábamos estaban como a medio construir. Eso ayudó a que nos moviéramos más rápido, pero a la vez fue agotador. Manejar varias horas, buscar donde dormir, levanta techo, baja techo, manejar, volver a buscar lugar, sube, baja y vuelta otra vez por 4 días.

ruta_tarapoto

ruta_tarapoto2

Aprovechando el impulso 😉

 

ruta_tarapoto3

 

ruta_tarapoto_la_oroya

Entrando al pueblo minero de La Oroya

El último día, desde el pueblo minero de La Oroya hasta Lima, fue una cuesta de 186 kms. donde atravesamos el paso de Antícona, uno de los más altos del mundo: 4818 msnm para luego llegar a Lima, al nivel del mar, donde nos recibiría Heraldo y Sara, una pareja argentino-peruana que nos escribió por Facebook para invitarnos a su casa a compartir y además nos estaba guardando aceite vegetal quemado para la Piscola.

la_oroya_peru

saliendo_la_oroya

 

la_oroya_a_lima

la_oroya_a_lima2

 

Pasamos 5 días con los chicos, descansamos bastante y nos invitaron a pasar el año nuevo con ellos y sus amigos asando un chancho a la cruz. Heraldo y Sara hacen pan y masas de pizza (profesionales) y venden a restoranes y tiendas del sector donde viven en Cieneguilla, que es una mezcla entre el Cajón del Maipo y Pirque. Viven tranquilos y pueden disfrutar a su hijito Santi todo el día.

cieneguillas

Los chicos morían por salir y los convencimos para que nos acompañaran al Parque Nacional Paracas que queda 4 horas al sur de Lima y nos impresionó! Algunas fotos para que vean por qué:

paracas09

paracas_peru

paracas02

paracas06

paracas07

Dejamos Paracas con ganas de más, pero nos salieron unos trabajos de diseño (lo que es muy bueno) por lo que tuvimos que buscar un alojamiento con wifi (y ducha!) para poder trabajar. Como el alojamiento en Paracas era medio caro, decidimos avanzar hacia Nazca donde conseguimos un mejor precio y en un lugar super rico, tranquilo y con piscina!!

nazca

Intentamos hacer trueque con agencias que vuelan sobre las líneas de Nazca y fue imposible. Sólo una contestó y no estaban operativos, pero Gisella, una de las socias, nos invitó a cenar para conocernos y mostrarnos algo de la ciudad de Nazca.

Los siguientes 600 kilómetros hacia Arequipa fueron a través del desierto, con mucho calor, arena, viento caliente y problemas con la transmisión de la camioneta. Conectábamos el scanner que nos regaló RiffRaff, borrábamos el código, avanzábamos 3 minutos y volvía a haber problemas. Esos 600 kms. se hicieron eternos, pero no podíamos hacer mucho más. Vic necesitaba un lugar cómodo para averiguar qué podía hacer por lo que teníamos que llegar a Arequipa.

Llegamos a un Hostal en el centro de la ciudad que tenía un estacionamiento bien amplio y habilitaron baños con ducha y un lavadero en el patio, un buen lugar para parar a trabajar en la camioneta y en las pegas.

arequipa

Tratando de detectar problemas… Vic desarmó algunas partes de la Piscola!

Estuvimos 5 días, recorrimos algo de Arequipa, buscamos aceite en varios restoranes y analizamos cuál sería el siguiente destino: Bolivia por el lago Titicaca o irnos directo a Chile. Miramos nuestros neumáticos y por seguridad decidimos lo segundo.

Son 420 kms. hasta Arica y quisimos hacerlo de una. El paisaje es monótono, sigue siendo puro desierto, hace calor y el fuerte viento levanta la arena, no daban ganas de parar… hasta que PUUUUM!!

El pavimento estaba hirviendo, ya llevábamos 7 horas manejando y el neumático trasero del piloto explotó!!! Por suerte era una recta, no venía nadie adelante, atrás ni en contra y además había berma! (cosa no muy común en las carreteras de Latinoamérica).

Vic logró mantener el control de la Piscola y nos orillamos. Yo tiritaba. Nos bajamos y abrazamos. “Estamos bien, no nos pasó nada, pero pudo haber sido terrible…”

reventon1

reventon2

reventon4

Estábamos a 30 kms de la frontera, muy cerca de nuestra ansiada llegada a Chile después de 2 años y medio recorriendo el continente desde Alaska. Tomamos fuerzas, Vic cambió el neumático, disminuimos la velocidad y dejamos Perú atrás con un susto y tirón de orejas que jamás podremos olvidar. Chile y la recta final de este sueño está a la vuelta de la esquina!

Nuestra ruta por Perú

Nuestra ruta por Perú

 

Anuncios

10 Respuestas a “Sorpresas –buenas y malas- en Perú

  1. Pingback: Por la costa hacia el Sur de Chile | Upa Chalupa·

  2. Pingback: La emoción de llegar a Chile | Upa Chalupa·

  3. GENIAL, GENIAL Y GENIAL!!
    Me encanta seguirlos y conocer con uds. me impresiona la cantidad de gente amable que todavia hay en este mundo tan loco que nos hace andar muy desconfiados con la gente amable!
    Que genial el scanner, una ayuda increible!!

    MAS, MAS por favor!!
    Muchos besos y que bueno que no pasó nada con el pinchazo!

  4. Caro y Victor,
    Estoy sumamente feliz de ver todo Lo que han viajado durante este transcurso del viaje. Es una maravilla ver esos paisajes y la gente que han conocido. Mil gracias por compartir estos momentos! Un gran abrazo a la distancia 🐥🐥
    Carinos, Josy

  5. buenísimo relato!!!! preciosos lugares!!! tremendos pinchazos!!!
    besos grandes a los dos!
    seguimos esperándolos en Valdivia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s