Yucatán alternativo: 4 destinos desconocidos

San Crisanto, Golfo de México

San Crisanto, Golfo de México

[Octubre – Noviembre 2014)

Al escuchar la palabra “Yucatán” probablemente  lo primero que se viene a la mente son las ruinas de Chichen-Itzá, una de las nuevas 7 maravillas del mundo moderno, o tal vez Cancún y Playa del Carmen, pero para nuestro agrado –y el de nuestro bolsillo-, descubrimos que Yucatán es muchísimo más que eso.

Primero, al igual que para cada destino, investigamos en internet cuáles son los atractivos de la zona y nos dimos cuenta de que Yucatán es el paraíso de las grutas, cenotes y Zonas Arqueológicas Maya, pero también notamos que los precios eran bastante más altos que lo que hemos recorrido ya de México. Por lo tanto dedujimos que es demasiado turístico y ahí fue cuando decidimos averiguar cuál es el “lado B” de Yucatán en la oficina de información turística de Mérida y nos dieron las siguientes recomendaciones:

  1. Grutas de Calcehtok:

    Son las grutas más grandes de Yucatán y aún se mantienen 100% al natural, sin iluminación artificial ni senderos de madera para recorrerlas.

    Cuenta la historia que hubo alrededor de 300 mayas refugiados en su interior durante 7 años para protegerse de los españoles, creando diversos túneles subterráneos para salir a la superficie sin ser descubiertos.

    Se recorren sólo en tour con guías de una sola familia del pueblo de Calcehtok,

    El tour “Familiar” dura 1 hora (MX$300 por grupo) y se va caminando por la gruta visitando distintos sitios.

    El “Aventurero”, que es el que hicimos nosotros con otra pareja más, dura 2 horas (MX$350 por grupo) y además de caminar nos transformamos en reptiles para meternos en pasillos bien bajos y angostos, hicimos “potocross” por los resbalines de barro, escalamos por las rocas para llegar a nuevos túneles y hasta nos pintamos la cara con barro “exfoliante”, según dijo el guía. Es bien entretenido e interesante, pero no se recomienda para personas claustrofóbicas, como el chico de España que venía con nosotros que terminó vomitando de pura angustia!

    El tercer tour es el “Extremo”, que dura 6 horas recorriendo las grutas tal como lo hicimos nosotros… ni me imagino lo agotador que debe ser!

    Grutas de Calcehtok

    Grutas de Calcehtok

 

  1. Zona Arqueológica Mayapán:

    Se podría decir que es como el “hermano chico” de Chichen-Itzá, tiene edificios similares, pero a menor escala y lo mejor de todo es que al no ser tan conocidas, no anda nadie!!

    La entrada es barata (MX$36) y el lugar no es muy grande, por lo que se puede visitar completo en 1-1,5 horas.
    Tuvimos la suerte de que nos acompañó el clima y además ese día las nubes estaban perfectas. Se puede subir a las pirámides y disfrutar la maravillosa vista desde las alturas.

    mayapan

 

  1. Cenotes de Homún:

    Cenotes en Yucatán hay miles! Y no por decirlo como un dicho… es verdad! Son más de 3.000 cenotes repartidos en el estado, donde hasta algunos de  los más famosos cuentan con luz artificial y música ambiental… Bien alejado de nuestro estilo, decidimos buscar cenotes menos conocidos, naturales, lo menos tocados posibles. Y así fue que llegamos al pueblo de Homún que cuenta con aproximadamente 300 cenotes.

    Primero visitamos el cenote Yaxchilcabún, al que llegamos al atardecer (entrada MX$20, camping MX$30 con baños y ducha), completamente para nosotros –como nos gusta tanto- y nos dimos un merecido chapuzón. El agua es cristalina y la temperatura perfecta. Sólo se escuchan unas gotas cayendo al cenote por las estalactitas milenarias y unos cuantos murciélagos ocultos en la oscuridad.

    Además, tuvimos la suerte de presenciar la llegada de las golondrinas al ponerse el sol. Fue algo completamente inesperado y mágico que nos hizo recordar la visita al Sótano de las Golondrinas en la Huasteca de San Luis Potosí.

    Cenote Yaxchilán

    Cenote Yaxchilán

    Al día siguiente visitamos el cenote ecológico Bal-Mil “100% Familiar”, al que llegamos siguiendo unos carteles de madera pintados a mano que encontramos en el camino (entrada MX$20). La superficie de éste, a diferencia del otro cenote, es bastante más cerrada, pero igual alcanza a entrar suficiente luz a su interior. Al bajar quedamos los dos con la boca abierta… “Esto es simplemente maravilloso!”. Nuevamente somos los únicos en el lugar… felicidad!!!!

    Cenote Bal-Mil

    Cenote Bal-Mil

 

  1. Ruta San Crisanto – El Cuyo:

    Fuimos a la costa de Yucatán pero el mar estaba bien revuelto por unos días de mal clima, así que cuando llegamos a San Crisanto esperando una playa de arenas blancas, nos encontramos un agitado balneario de arenas llenas de algas y basura devuelta por el mar. Decepcionados, decidimos al día siguiente continuar por la costa hasta encontrar un lugar que nos gustara.

    Y así fue que descubrimos esta ruta adrenalínica, donde en algunos tramos el camino es de sólo una pista con algunos pedazos de berma separados por unos cuantos kilómetros, con abundante vegetación por lado y lado, lo que da una sensación de estar adentro de un túnel. Vic, más concentrado “que un caldo Maggie”, maneja en silencio y mirando la pista, esperando que no venga nadie en contra… Hasta que vimos un par de autos, pero nos coordinábamos para que uno de los dos parara en estas bermas y le diera el paso al otro. Lo malo fue que un pelotudo que venía en contra, paró a lo lejos y nos dio la pasada. Al acercarnos vimos que el muy idiota se detuvo en plena pista y no en la berma!!! Tuvimos con gran esfuerzo, que hacernos los flacos –tarea no muy fácil para la gordis Piscola-, tirarnos hacia los matorrales y lograr pasar… %#&%%#&!!!!!!!

    ruta_yucatan

    Visitamos de pasada San Felipe y la Reserva de la Biósfera Ría Lagartos, donde esperábamos encontrar una playa, pero lo único que vimos fue lancheros tirándose arriba de la camioneta, ofreciéndonos tours en lancha por MX$700 para ir a ver flamencos… No gracias! Ya vimos algunos en San Crisanto!

    Continuamos la ruta hacia Las Coloradas donde vimos la playa “Cancuncito” que está bien bonita, pero no podíamos acampar ahí porque sigue siendo Reserva. Un poco más adelante llevamos a un tipo que nos hizo dedo y nos dio el dato de continuar hasta El Cuyo, que era más tranquilo, nos dijo. Le hicimos caso sin preguntar mucho más de las condiciones del camino o a cuántos kilómetros quedaba y entramos nuevamente a otra ruta aventurera!

    Ruta Las Coloradas - El Cuyo

    Ruta Las Coloradas – El Cuyo

El camino es de arena, pero está bien aplanado y duro, con algunos hoyos, pero nada que no hayamos visto antes. Vamos manejando con el mar a nuestra izquierda y un río lleno de flamencos bien rosados a la derecha… Menos mal que no pagamos el tour! Acá lo estamos viendo bien cerca, a nuestro ritmo y gratis!

flamencos
Seguimos avanzando y la ruta se convierte en una pista y aún nos faltan 20 kilómetros para llegar a El Cuyo! Vic nuevamente se enfoca en el camino -que esta vez sí que es angosto!!- y yo al lado calladita pidiendo por favor que no venga nadie en contra… Ya cuando faltaban unos poco metros para llegar -indicado por el GPS- vemos un túnel de árboles bastante bajo y pensamos “Mie*da! Por acá no cabemos!”, pero por suerte la Piscola es grande, pero no taaaaanto, logramos pasar entre las ramas y llegamos sanos y salvos al pueblo de El Cuyo!
Las primeras 2 noches dormimos a saltos ya que estábamos estacionados en la entrada a la playa y pasaba mucha gente, autos y motos, pero después encontramos otro lugar más solitario, en plena playa, que era súper tranquilo y nos quedamos ahí otras dos noches.

Nuestro camping por las primeras 2 noches

Nuestro camping por las primeras 2 noches

Después de este recorrido, dejamos Yucatán muy satisfechos y contentos de haber visitado lugares que nunca antes habíamos oído hablar. A pesar de ser un estado muy turístico, logramos darle la vuelta, evitando lugares colapsados de gente,  disfrutando de la autenticidad de sus pueblos y apoyando el turismo de pequeñas comunidades.

Anuncios

10 Respuestas a “Yucatán alternativo: 4 destinos desconocidos

    • Hola Patricio. Lamentablemente no tenemos el valor de esa excursión, pero me imagino que no más de MX$1200, ya que nosotros pagamos MX$350 por la de 2 horas, pero han pasado algunos años y es sólo una suposición. Ojalá vayas, es increíble el lugar!!

  1. Pingback: Viajes (en palabras) | El Caribe·

  2. Exclente carolin y Vic!!!
    que suerte tuvieron con los flamencos, preciosos.. eso me gustó mucho!!! Ganarle al sistema, sin querer queriendo… jajaja

    Los cenotes.. muy lindos.. que valientes son.. yo no me meto ni loca…
    besos y sigan contándonos sus aventuras!!

  3. Pingback: Riviera Maya: Propiedad Privada | Upa Chalupa·

  4. Hola Chicxs! que buena info han dado en este post!!! realmente genial, porque Yucatán por el turismo all inclusive es uno de los destinos menos “mochileros” de México. Que bueno que hayan visto el “lado B” 😉 y que lo compartan con el resto 🙂
    Abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s